Skip to main content

«Estos días azules y este sol de la infancia…»
Este verso, escrito en un trocito de papel arrugado, son las últimas letras que escribió el poeta, Antonio Machado.

Representado en el Café de las Artes los días 6 y 7 de febrero, «Estos días azules. El viaje de Antonio Machado» ha sido el espectáculo más votado por el jurado infantil del ciclo Merienda en el Teatro. Se trata de un espectáculo de marionetas con música de guitarra flamenca en directo, que narra fragmentos de la vida y muerte del poeta Antonio Machado.

La compañía Accidental Company, con base en Montpellier, estrenó el espectáculo en España en 2019, adaptando la historia para el formato familiar; una arriesgada apuesta teniendo en cuenta el contenido que rodea la vida de Machado: La guerra civil, el exilio, la muerte.

El director de “Estos días azules”, Antxón Ordoñez, nos ha explicado cómo se interesó por la biografía del poeta, a partir de los cientos de cartas depositadas en su tumba:

“Haciendo una ruta en bicicleta por la costa catalana, pasando los Pirineos llegué hasta Collioure donde se encuentra la tumba de Antonio Machado y su madre Ana. Allí hay instalado un buzón al que siguen llegando hoy en día cartas dirigidas al poeta. Dos señoras se encargan de guardar todas las cartas en un archivo. Y a partir de ahí comencé a investigar sobre su biografía. Objetivamente, Machado tuvo una vida muy desgraciada: Se enamora de una niña de 13 años, una vez consigue casarse con ella, ésta muere. Lleva una vida precaria, sin apenas trabajo. En el mundo del arte, cuando una persona triunfa suele considerarse que ha llevado una vida maravillosa, que es una persona seria y formal; en este caso él tuvo una vida espantosa. Me llamó especialmente la atención cómo utiliza la poesía para sobrellevar su miseria. Es algo en lo que a nivel de compañía nos vemos reflejados. Tratar de usar la risa y lo que sabemos hacer para intentar sobrellevar los problemas cotidianos.”

Respecto a la responsabilidad de los artistas en la situación que estamos viviendo, de cara al público infantil:

“En este periodo es importante la implicación del arte dentro de la sociedad. En lo relacionado con Machado, hemos tomado la decisión de no endulzar la historia. Por esto decidimos hacerlo con marionetas. Si se muere una actriz en escena, ya no es una obra infantil. Queríamos hacer una obra infantil donde pase un cierto mensaje y se cree un nexo entre los padres y las madres que ya conocen la historia, o que la conocen más o menos, y que con las preguntas de sus hijas e hijos van a tener que revisarla.”

“Hoy en día el arte se tiene que implicar, pero implicar evadiéndose. En un país como el nuestro creemos que la manera es haciendo cosas divertidas. Una sutil manera de implicarse para tratar de cambiar las cosas, que considero que hoy en día es importante, pero también conseguir que la gene se evada, que la gente no vaya a ver cultura para deprimirse.”

El Premio Canica reconoce la labor de la compañía en función de la historia, los actores, la música y la puesta en escena, y les ofrece volver a actuar en el Café el próximo año, para que el público vuelva a tener la oportunidad de disfrutar del espectáculo. Al conocer la noticia, Antxón comenta: “Nos ha hecho mucha ilusión el Premio Canica ¡El reconocimiento del público nos ha dado mucha alegría!”

La compañía se encuentra actualmente preparando el espectáculo para su participación en Fetén (Feria Europea de artes escénicas para niños y niñas de Gijón).

X