Que el Café de las Artes sea un hervidero (palabra que da nombre a esta sección semanal) se debe en gran parte a todos los artistas y compañías que pasan por el teatro anualmente, nutriéndolo con nuevas ideas, inspiración y energía. Esas personas que vienen de muy cerquita o de muy lejos hacen que el Café de las Artes siempre esté en ebullición, emitiendo un chisporroteo vivo, caótico y alegre que lo define. Como la presencia permanente de artistas en el teatro da sentido a la estructura, desde hace años el Café les abre sus puertas de forma gratuita para la creación de piezas, exploración de nuevos lenguajes y muestra de procesos al público.
En el año 2017 se crea formalmente el programa de residencias artísticas para promocionar y dar apoyo a compañías locales, nacionales e internacionales que estén inmersos en una producción de teatro, danza, circo, nuevas tecnologías aplicadas a la creación artística, teatro de objetos y otras artes afines o creaciones multidisciplinares. En estos dos últimos años han pasado por el Café de las Artes artistas y compañías como DeFracto (Francia), Grop Circo (Madrid), Mymadder (Santander), Léa Legrand (Bélgica), Verónica Capozzolli (Italia), Squarehead Productions (Austria), Teatro Teatrae (Santander), Losin’ Form Alls (Barcelona y Madrid), entre otras.
El CdAT les ofrece un acompañamiento a los creadores así como recursos artísticos y técnicos y facilita la creación de redes con otros profesionales y agentes culturales de la ciudad. El programa permite a los artistas profundizar en un proceso de creación e investigación hasta llegar a una muestra escénica y posibilitar así su inserción profesional. Además recientemente se ha incorporado una novedad para romper la cuarta pared con el público: las sesiones de feedback (en base a la metodología Das Arts de la Universidad de Amsterdam) con un grupo de espectadores conformado por personas con distinto bagaje cultural y profesional con el fin de retroalimentar los procesos creativos y proponer preguntas y reflexiones a los artistas.
Las residencias no son solo una oportunidad maravillosa de acercarse a los procesos creativos y artísticos en el ámbito de las artes escénicas, sino también una valiosa forma de establecer puentes con otras formas de vivir, mirar y sentir y así abrir nuestra mente.
_______________________________________________________________________

 

That Café de las Artes is a hive is due in large part to the artists and companies that come to the theater, nurturing it with new ideas, inspiration and energy. Those people who arrive from very close or far away make Café de las Artes to be always boiling and giving off live, chaotic and cheerful sparks. Since the permanent presence of artists in the theater defines the structure, for the last years Café de las Artes has opened its doors to them, free of charge for the creation of pieces, exploration of new languages ​​and shows of public processes.

In 2017, the artistic residence program was formally created to promote and support local, national and international companies focused on a production of theater, dance, circus, new technologies applied to artistic creation, theater of objects and other related arts or multidisciplinary creations. In these last two years artists and companies such as DeFracto (France), Grop Circo (Madrid), Mymadder (Santander), Léa Legrand (Belgium), Verónica Capozzolli (Italy), Squarehead Productions (Austria) Teatrae Theater (Santander), Losin ‘Form Alls (Barcelona and Madrid), among others, have enjoyed residencies at Café de las Artes.

The program allows artists to deepen in a process of creation and research until they go on stage and thus enable their professional career. In addition, a new activity was recently included to break the fourth wall with the public: the feedback sessions (based on Das Arts methodology, Amsterdam University) carried out by a group of spectators with different cultural and professional background, and aimed at providing feedback to creative processes and proposing questions and reflections to the artists.

These residences are not only a wonderful opportunity to approach the creative and artistic processes in the field of performing arts, but also a valuable way to establish bridges with other ways of living, looking and feeling and thus to open our mind.